¿Cómo actuar frente a la diabetes infantil?

Lo primero que es necesario identificar es qué es la diabetes infantil, y qué lo provoca para tener una mejor perspectiva de lo que nos funciona para contrarrestar sus efectos negativos y poder llevar una vida normal con tratamiento efectivo.

Diabetes infantil

Según las estadísticas, esta es considerada como la segunda enfermedad crónica en niños, esto se debe al creciente índice de obesidad asociado a la mala alimentación y a una vida sendentaria, lo que ha provocado un incremento de la diabetes en el segmento infantil.

A nivel mundial esta enfermedad representa entre el 10%  y el 15% en el segmento infantil, por lo que esta realidad claramente se evidencia,  en países como España que tienen aproximadamente 30.000 niños menores de 15 años que la padecen.

La diabetes infantil también es considerada como insulino dependiente, se debe a que el páncreas no produce suficiente insulina para regular oportunamente los niveles de azúcar en la sangre.

Es importante resaltar, que la diabetes tiene un importante factor genético, pero no es el único detonante, puesto que existen diversas circunstancias como los agentes ambientales como virus, un tóxico y por supuesto una mala alimentación, que hace que esta enfermedad se manifieste.

En algunos casos, la diabetes puede pasar desapercibida, puesto que sus síntomas son muy fáciles de confundir con otras enfermedades y parecen inofensivos, pero identificarla a tiempo es muy importante, debido a que permite realizar un diagnóstico rápido y oportuno, para aplicar un tratamiento efectivo lo más pronto posible.

¿Qué característica tiene un niño propenso a la diabetes?

Los riesgos en un niño de contraer la diabetes es mayor, debido a que su cerebro se encuentra en proceso de formación, por lo que requiere un correcto aporte de azúcar. Por lo que es oportuno, señalar que aquellos niños más propensos a contraer esta enfermedad crónica son los que llevan estilos de vida:

  • Sendentarios y,
  • Poseen sobre peso u obesidad

Estadísticas apunta a que el incremento de estos dos factores (obesidad y sedentarismo) en los niños, ha aportado al aumento de la diabetes tipo 2 en niños y adolescentes. Este problema globalizado, impacta a todos los países, sobre todo a los desarrollados, como por ejemplo España, en los cuales el sobrepeso representa el 26% de los niños españoles y un 19% de obesidad que se encuentran relacionado al desarrollo y proliferación de enfermedades crónicas como la diabetes.

Esta es la razón por la que los pediatras alertan de un inminente crecimiento de la diabetes tipo 2 entre los más pequeños. Sin embargo, también se cree que esto se deba a patrones genéticos ( en el que uno o ambos progenitores sean diabéticos). Además de tener otras alteraciones como las de índole nutricional (abusar de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal, la baja ingesta de frutas y verduras), así como la disminución de actividades físicas en los niños (sedentarismo), proliferando síntomas similares a los que se presentan en la diabetes tipo 1, tales como:

  • Mayor cantidad de orina, cuando los niños quieren acudir al baño para hacer pis con más frecuencia, al punto que pesan demasiado los pañales o vuelven a hacer pis en la cama cuando el niño ya era continente y controlaba su necesidad.
  • Sed, debido a la constante perdida de líquidos por ir al baño.
  • Hambre excesiva.
  • Debilidad y cansancio, debido a que el niño se siente fatigado pues su cuerpo no puede convertir la glucosa en energía.
  • Pérdida de peso inexplicable, a pesar de tener hambre excesiva, por lo que el niño no gana peso y a menudo lo pierde.
  • Irritabilidad, causada por el hambre y la ansiedad que esta provoca.
  • Visión borrosa

También se puede sospechar de la existencia de diabetes, si existe algún tipo de infección fúngica vaginal (candiasis) en una niña prepuberal.

Así como, síntomas adicionales, como: náuseas, mal aliento, dolor de estómago frecuente y problemas de respiración que podrían ser signos de cetoacidosis diabética. Si se presenta alguno de estos síntomas por pequeño que fuere es necesario practicar los exámenes pertinentes y descartar la diabetes.

Una diabetes mal controlada influye en el crecimiento y desarrollo del infante, a nivel físico e intelectual. Es fundamental como padres estar alertas ante cualquiera de estos síntomas y poder aportar adecuadamente con una dieta sana, para evitar aquellas características que harían que nuestros hijos puedan ser más propensos y vulnerables antes estas enfermedades, con el objeto de que no se lleguen a enfermedades crónicas como esta y si ya la contrajo, es imprescindible mantener una dieta sana y balanceada, recomendada por los médicos, para disminuir los riesgos de que existan complicaciones que requieran la intervención quirúrgica.

Es de suma importancia, educar a nuestros niños sobre el tema de la prevención y como padres y sociedad actuar de forma preventiva para reducir riesgos y eliminar la aparición de esta enfermedad como lo es la diabetes tipo 2, al crear buenos hábitos en cuanto a su educación alimenticia, fomentarlos a que practiquen deportes y actividades físicas. Esta tarea comienza desde la lactancia materna en el primer periodo de la vida, hasta la ingesta de frutas, verduras, legumbres, pescados en medidas moderadas, incluso se sugiere dietas como la mediterránea para la prevención de la diabetes.

Recordemos que está en nosotros inculcar una buena educación alimentaria para que el niño adquiera buenas costumbres, ya que una diabetes mal controlada influirá negativamente en el desarrollo físico e intelectual del niño y supondrá un riesgo de para la aparición de complicaciones en la edad adulta como son la retinopatía diabética y la nefropatía (daños en los riñones).

Por ende, se sugiere desde el inicio una terapia intensiva asociada con una buena educación diabetológica, por lo que los padres y la sociedad en conjunto tenemos obligación moral de inculcar la responsabilidad de estar informados de forma progresiva, conforme las capacidades de los niños se desarrollen, especialmente en la adolescencia, para garantizar el cumplimiento terapéutico. Así como, una correcta instrucción de los profesionales en los centros educativos cuya responsabilidad sobre los niños que pasan gran parte del día en la escuela, y es que en este ámbito van a requerir de los cuidados y del tratamiento de su diabetes (control de glucemias, prevención o manejo de la hipoglucemia, administración de insulina en las comidas, etc.).

 Por ello, recomiendo estar bien informados para evitar que se presenten algún daño irreversible en los niños, mientras más conozcas estarás más tranquila ya que conocerás las medidas que debes tomar, en este caso Sergio Russo, aporta con excelente información de mucha utilidad para que sepas prevenir o enfrentar esta enfermedad.

Déjame tu cometario, me gustaría saber de ti.